viernes, 4 de abril de 2008

Sangre española

“El Pasmo de Triana domina la muerte...” así empieza ‘Sangre española’, de Gabinete Caligari, que vio la luz en forma de single en 1983 y que forma parte del LP del mismo año ‘Que dios reparta suerte’, primero del grupo.

Sorprendió mucho en su momento que una formación como Gabinete Caligari, precursores en España, junto a los Parálisis Permanente de Eduardo Benavente, de la llamada “onda siniestra”, pasasen de recrear con su rock gótico unos ambientes oscuros y opresivos, a descolgase, de repente, con un swing dedicado la mítica figura del torero Juan Belmonte. Por supuesto , con la perspectiva que nos da el paso del tiempo y teniendo en cuenta el repertorio que compondrán en sus 18 años de andadura musical, no nos extraña nada este tema y, en realidad lo vemos más cercano a lo que el imaginario popular tiene asociado con la banda madrileña por antonomasia, encontrando más ajenas al grupo canciones como ‘Olor a carne quemada’, ‘Cómo perdimos Berlín’, ‘Obediencia’ o ‘Golpes’ compuestas en los años precedentes. Sin embargo, una atenta observación del cancionero de Gabinete Caligari nos permite darnos cuenta de que nunca dejaron de investigar nuevos ritmos y sonoridades, sin perder esa personalidad que los hace tan fácilmente reconocibles y que debe mucho a la peculiar voz de Jaime Urrutia.

En 1981 se reúnen en un estudio de grabación Edi Clavo (batería), Ferni Presas (bajo) y Jaime Urrutia (voz y guitarra) para registrar dos canciones ‘Golpes’ y ‘Sombras negras’ que, junto con otras dos de sus camaradas Parálisis Permanente, darán forma el debut discográfico de ambos grupos (autofinanciado y bajo el sello discográfico Tres Cipreses, creado por ellos mismos para la ocasión y que con posterioridad sería absorbido por DRO). Los dos primeros provenían de Ella y los Neumáticos, un grupo mod con una jovencísima Christina Rosenvinge como Ella y Jaime había militado en el combo Ejecutivos Agresivos que manejaban sonidos como el ska tan en boga en las islas británicas.

La idea original de estos tres jóvenes nada tenía que ver con los que después sucedió. Ellos habían pensado formar un grupo tipo Madness, mas acorde con lo que hasta entonces habían hecho. Pero se cruzaron en su camino unos vinilos de after-punk británico que el entonces Pegamoide Eduardo Benavente se trajo bajo el brazo después una aventura londinense tras las faldas de una chica y, como suele decirse en estos casos, el resto ya es historia. El nombre del grupo, la estética y el sonido se vieron influenciados por esta nueva música. Pero al poco tiempo otra eventualidad bien distinta hace cambiar definitivamente el rumbo de esta formación. Jaime y Edi, cantante y batería, son llamados a filas, lo cual supone un parón en la actividad de Gabinete Caligari, pero, a cambio, supuso también la ampliación del espectro musical de la banda. En palabras de ellos mismos, en le cuartel sólo se escuchaba a Los Chichos, Los Chunguitos y demás. Los Caligari se dieron cuenta de que a parte del rock y la música de influencia anglosajona había algo más y que la mayoría de la gente escuchaba esa otra música de raíces españolas. Así pues, quitándose los complejos de modernidad que lastraban a la mayoría de grupos, se lanzaron a mezclar esa base rockera que poseían con las influencias de música y temática cañí. De esa mezcla salen aproximadamente la mitad de las canciones que conformaron este primer álbum del grupo, ‘Que dios reparta suerte’. El resto de temas pertenecen a su anterior etapa y habrían formado un disco propio de no ser por la incorporación al servicio militar que sufrieron cantante y batería (a mediados de los 90 sí editan un cd bajo el título de ‘Sombras Negras’ recopilando todos los temas de su época siniestra).

Así pues, en ‘Que dios reparta suerte’ nos encontramos una amalgama de estilos que van desde el psyco-billy con acompañamiento de castañuelas del tema que da título al LP, hasta canciones de oscura temática como ‘Grado 33’, pasando, por supuesto, por el swing cañí de ‘Sangre española’. Para rematar la confusión de estilos, los miembros del grupo aparecen en la portada fotografiados con indumentaria rocker en el poblado vaquero del desierto de Tabernas (en Almería).

Portada y contraportada del sigle "Sangre española"

‘Sangre española’ sirve de homenaje a la figura de Juan Belmonte, rememorando su trágico final. Este torero sevillano, nacido en 1892, rival en los ruedos y amigo fuera de ellos de José Gómez Ortega “Gallito” (o “Joselito”), miembro de hecho y de derecho de la “Generación del 98” (sólo que él expresaba su arte de forma diferente al resto), fue autodidacta y rompió con el paradigma considerado hasta entonces ley natural de "o te quitas tú o te quita el toro" y lo transformó en "no te quitas tú ni te quita el toro, si sabes torear". La aportación de Belmonte al toreo fue en esencia de carácter estético, convirtiéndose en el nuevo patrón a seguir por las futuras generaciones de toreros.

Juan Belmonte, convertido ya en un ganadero de casi 70 años, perdió la vida por voluntad propia en 1962, pistola en mano. Aunque él ya estaba muerto, murió al 16 de mayo de 1920 en la plaza de toros de Talavera de la Reina, junto con su eterno rival y sin embargo amigo “Joselito el Gallo”. Finalmente, en esa rivalidad que los medios habían creado entre ambos, a ojos del maestro Belmonte, su amigo le había ganado la partida.

En cuanto a mi historia personal con respecto a esta canción, podría contarla, pero ‘Sangre española’, al igual que el resto de temas creados por Gabinete Caligari, ha empapado el tejido de más de la mitad de mi existencia de tal manera, que me resulta imposible desentrañar en que modo y momento empieza a formar parte de mi, por lo que finalmente tendría que contar mi vida casi por completo, y creo que esta entrada ya es suficientemente larga ¿no os parece?


Sangre española - Gabinete Caligari


3 comentarios:

Ana dijo...

Sí, jajaja, pero ha sido un placer leerte.
No era mucho de este grupo, en realidad, nunca me gustaron; el directo que tuve ocasión de ver no ayudó mucho. Estoy empezando a apreciarlos ahora por culpa de un amiguete insistente.

Aurelio dijo...

Tampoco ha sido Gabinete uno de mis grupos favoritos, la verdad... Eso no quita que haya que reconocerles el mérito de vivir permanentemente en la búsqueda de cosas nuevas y que hayan servido de inspiración a grupos posteriores.

Aún así, ha sido todo un placer leer esta entrada en este blog, que está consiguiendo que cada vez que escuche una canción me haga una serie de preguntas sobre el tema.

Sr. Cobo dijo...

Gracias po dejar comentarios a pesar de que el grupo no sea del todo de vuestro agrado. Espero sin embargo que os haya gustado la canción. Ya de paso aviso que no será la única de Gabinete Caligari, pues se trata de mi grupo favorito, de hecho este blog toma el título del último LP que sacaron al mercado.

Saludos.

Blog colectivo sobre música, ecléctico por definición, en el que, a modo de viejos locutores de radio, cada cual pincha y comenta sus temas musicales favoritos.

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.